¡Buenas noches!

Espero que hayas disfrutado mucho del fin de semana. Yo, para despedirme bien de él, voy a compartirte un nuevo post. ¿Has descubierto ya a lo que me refiero tras leer el título? ¡Sí, son las grasas! 

En el post anterior hablamos del aceite de palma, así que ya conoces algo de este macronutriente tan importante y castigado a lo largo de los años; las enemigas número uno del peso adecuado y la salud, he de confesarte que nada más lejos de la realidad, las grasas son fundamentales para conseguir una alimentación adecuada, además de aportar energía, son importantes por muchas más cosas. ¡Veamos!

Bajo el nombre de grasas o lípidos encontramos muchos compuestos químicos distintos que son insolubles en agua. Están compuestos por C, H y O y algunos tipos pueden P, N, S… Los ácidos grasos son los más simples, y podemos clasificarlos:

Según su cadena:

  • Cadena corta (4 a 6 C), cadena media (de 8 a 10 C), cadena larga (10 a 22 C) y candena muy larga (más de 22 C). La longitud de la cadena de los ácidos grasos va a ser lo que influya en su digestión, absorción y metabolismo.

Según sus enlaces: 

  • Saturados (todos los enlaces son simples), monoinsaturados (tienen un doble enlace), poliinsaturados (más de un doble enlace). Cuando los ácidos grasos son saturados o con dobles enlaces trans, la cadena se dispone en zig-zag recto. Por el contrario, cuando los ácidos grasos con dobles enlaces son naturales, presentan una curvatura.

trans y cis.jpg

Relacionando este post con el anterior, el ácido palmítico, es un ácido graso saturado natural.

¿Qué son las grasas trans?

Hay ácidos grasos naturales de tipo trans en la leche y carne de los rumiantes pero son muy escasos. Este nombre nos suena mucho más porque son los ácidos grasos «insanos» o grasas parcialmente hidrogenadas que se crean cuando la industria manipula grasas, como por ejemplo, en la fabricación de la margarina; aunque, si bien es cierto, las técnicas empleadas hoy en día hacen que se produzcan muchos menos ácidos grasos de este tipo que antes.

¿Qué son las «grasas buenas»?

Se suelen conocer así a los alimentos ricos en grasa como el aceite de oliva, el aguacate o los frutos secos, que tienen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, o lo que es lo mismo, el omega 3 y el omega 6. En concreto te sonará el EPA y el DHA, muy abundantes en el pescado azul (omega 3); y el ácido linoleico presente en semillas y carnes (omega 6).

¿Porqué se llaman omega 3 y omega 6? 

Se llaman así porque las insaturaciones o dobles enlaces, se empiezan a contar desde el último carbono de la cadena, denominado como omega, así pues, omega 3 significa que el primer doble enlace se encuentra en el tercer carbono empezando por el final.

¿Qué son los triglicéridos?

Ese nombre que nos suena porque el médico nos dice que tenemos altos tras revisar la analítica, son los lípidos encargados de almacenar energía. Existen muchos tipos diferentes, dependiendo de cuáles sean los ácidos grasos que componen el triglicérido (3 ácidos grasos + un grupo glicerol).

http_%2F%2Fwww.medicinapreventiva.com.ve%2Flaboratorio%2Fimagenes%2Ftriglyc.jpg

Estos lípidos son los que almacenamos en los «michelines» (tejido adiposo), que tienen  y tienen función amortiguadora de golpes, térmica; además, en el tejido adiposo también se almacenan las vitaminas liposolubles ( vitaminas A, D, E, K).

En el post anterior, cuando hablaba de que el aceite de palma tenía el ácido palmítico en posición 1, 2 ó 3, me refería a que el ácido graso palmítico se encontrada en el primer, segundo o tercer C del glicerol; que era justo lo que lo hacía «más sano» o «menos sano».

¿Para qué sirven las grasas además de dar energía?

Son estructurales, forman las membranas de nuestras células. Las principales grasa que forman las membranas son los fosfolípidos, pero también los esteroles en los vegetales y el colesterol en los animales.

También forman parte de hormonas esteroideas  como la testosterona y los estrógenos; y de las vitaminas liposolubles.

Y aquí lo dejo hoy, espero que hayas aprendido algo y sobre todo te ayude a entender un poco mejor de qué se habla cuando se mencionan estos términos tan recurrentes.

¡Un súper abrazo y nos vemos pronto!

 

Referencia:

  • «Bioquímica estructural y metabólica» Fermín Sánchez de Medina y Alberto M. Vargas.